Plancha iónica.

No os puedo culpar os confundís cada vez que revisáis las nuevas características de los tratamientos de belleza, cambian casi tan rápido como los Trendy Topics de Twitter. En este artículo os voy a ayudar a entender la plancha iónica, el nuevo nombre que vais a ver muy a menudo por Amazon. Espero que el nombre no os intimide porque si bien tiene que ver con un proceso químico, no vais a necesitar ningún conocimiento previo de vuestras clases en el instituto. Son máquinas que pertenecen a una nueva generación de planchas alisadoras y os va a ayudar a obtener el cabello suave, brillante y de aspecto saludable sin encrespamiento ni esa estática que se traduce en frizz.

planchas ionicas

Una plancha iónica solo os va a decir que contiene generadores de electrones (iones negativos) lo que va a permitir eliminar la carga positiva que se genera al secar vuestro pelo con toalla o secador o incluso al aire libre.

Antes, las planchas de aluminio eran lo más común en las placas de planchas.

Por ser un excelente conductor del calor, y a pesar de dar un peinado ideal, el contacto cabello y metal no era el mejor. Las cargas producidas hacían que el pelo  agarrara ondas con el tiempo y formara frizz perdiendo el liso.

Así que se crean las planchas iónicas de cerámica que brindan menor daño para el pelo, sigue siendo un buen conductor del calor, es un material que dura en el tiempo y se le añade la capacidad iónica que le permite generar millones de electrones que quitan las cargas del cabello. Mejorando el alisado y dejando el pelo con una caída más notable y saludable. Además aporta mayor brillo y suavidad.

plancha ionica

Como os he mencionado, la cerámica está en casi todas las planchas de gama media y alta como la capa externa universal. Vais a encontrar la cerámica junto con otros materiales como turmalina.

Un buen truco para conocer el tipo de sustancia del que están hechas las placas de las planchas iónicas es tocarlas y mirarlas (gran problema si la queréis comprar por Amazon). Las de placa de aluminio tienen pequeñas rayas que se ven con el reflejo. Por su parte, las de cerámica son de un color más uniforme y sin los brillos. Las planchas iónicas de placas de aluminio son frías al tacto, como si estuvierais tocando metal. Mientras que las de cerámica suelen tener una temperatura un poco más cálida, parecida a la ambiental (por favor no vayáis a hacer esta prueba en pleno invierno).

El color de las placas no os va a decir nada acerca del material del que está hecha, pues puede variar de negro, rojo, gris, blanco, etc. sin necesidad de que sea un material u otro.

La plancha iónica aunque da muy buenos resultados.

No es tan potente como la turmalina, la podréis considerar como un término medio ideal para pelos frágiles y no tan espesos, que no van a necesitar tanto calor o energía para lograr el alisado.